Cómo nos afecta el horario de invierno

| |

El horario de invierno provoca problemas en algunas personas. ¿Cómo nos afecta?

Todos los años, en otoño y primavera, nos pasa lo mismo: llega el cambio de hora y (ganemos o perdamos 60 minutos de sueño) pasamos unos días notablemente más cansados e inapetentes. Hace ya un tiempo del último cambio, con el que hemos puesto patas arriba toda la casa para retrasar las agujas de todos los relojes. A pesar del tiempo transcurrido, aún hay gente sin adaptarse al horario de invierno. ¿Por qué?

Para el común de los mortales, cualquiera de estos cambios de hora altera nuestro ritmo circadiano y nos cuesta unos días recuperar la normalidad. Pero para algunas personas, la reducción de las horas de luz durante el invierno saca a relucir problemas anímicos de importancia. Es lo que se conoce como trastorno afectivo estacional (TAE) o depresión de invierno. Conocemos los síntomas en todos los casos y los mejores consejos para su superación.

El cambio de hora: mitos y verdades

Podemos considerar a Benjamin Franklin como el precursor del cambio de hora moderno. Su objetivo era ahorrar carbón, por lo que el presidente americano propuso aprovechar al máximo las horas de luz durante el verano. Hace más de un siglo, se estableció como norma de manera generalizada y, hoy, aún la siguen unos 70 países a nivel mundial (incluido España). A lo largo de estos años, han surgido numerosos mitos e investigaciones que aseguran que adelantar o retrasar una hora los relojes favorece el aumento de accidentes de tráfico, ataques al corazón, depresión…

mujer durmiendo

Lo que sí es cierto es que el cambio de hora afecta a nuestro ritmo circadiano, el reloj biológico que regula nuestras funciones fisiológicas. Como consecuencia, padecemos insomnio nocturno y somnolencia diurna de los que nos recuperamos en los días posteriores con una buena y controlada rutina de sueño. Para que los problemas no vayan a más, los expertos también recomiendan:

  • Hacer las actividades con luz natural
  • Practicar deporte de manera suave
  • Evitar siestas los días posteriores

Cuando el horario de invierno afecta mucho más: el trastorno afectivo estacional

Los días de adaptación al horario de adaptación no son siempre fáciles. Pero cuando son imposibles de superar, aparecen trastornos psicológicos de gravedad que deben ser correctamente identificados. La falta de luz natural, el frío y las condiciones climatológicas llevan a muchos a refugiarse en casa y caer en lo que se conoce como el trastorno afectivo estacional o TAE. La tristeza, el aislamiento social, la dificultad para concentrarse, la depresión, los cambios de peso, etc., son solo algunos de los síntomas de este desorden psicológico.

reloj despertador

Algunos expertos explican sus principales razones: al disminuir las horas de luz, se reduce la producción de serotonina (actividad) y aumenta la de melatonina (sueño). Además de los tratamientos con fototerapia, las recomendaciones más extendidas suelen ser:

  • Aprovechar al máximo las horas de luz y dormir el resto
  • No utilizar fuentes de luz muy fuertes durante la noche
  • Cuidar la dieta y la rutina de sueño

Y a ti ¿cómo te afecta el cambio de horario? ¿Cómo es tu estado anímico durante el invierno?

Referencias

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar