Cómo protegerse del sol sin renunciar al bronceado

| |

¿Te preocupa proteger la piel del sol sin renunciar a un bonito color?

Cómo protegerse del sol sin renunciar al bronceado

Todos los años se repiten los mensajes y las campañas de concienciación sobre la necesidad de la protección solar, pero las ganas de lucir una piel bronceada y bonita superan, en muchas ocasiones, cualquier recomendación. En este sentido, cada año durante la época estival, las quemaduras, las ronchas y todos los problemas derivados de una exposición excesiva a los rayos UVA son una constante en miles de hogares españoles. En este punto, nos asalta la duda, ¿es el sol el gran enemigo de la piel? Sin tomar posturas radicales, vamos a analizar las recomendaciones de los expertos.

chicas tomando el sol en la playa

La ciencia demuestra que sus radiaciones son necesarias para la vida, suben el ánimo de las personas, favorecen la asimilación de la vitamina D, refuerzan el sistema inmunológico y activan la circulación. Pero, como siempre, todo en su justa medida. Y esa medida, según los expertos, pasa por el cuidado y la preparación de la piel frente a sus efectos más perjudiciales.

La mejor protección es siempre la prevención

  1. Échate siempre crema con factor de protección solar (FPS) aunque no vayas a la playa o a la piscina. En el momento en el que pisamos la calle, nuestra piel entra en el punto de mira de los rayos ultravioleta y, aunque a simple vista no lo notemos, sus efectos son los mismos que a la orilla del mar. Por eso, aplícate siempre la loción solar una media hora antes de salir, con un factor igual o superior a 30, y renueva la aplicación cada dos horas. Con esta rutina, prevenimos las quemaduras en el corto plazo y, a la larga, otros problemas de sobra conocidos como el fotoenvejecimiento o la aparición de melanoma.
  1. Protégete del sol a través de la ropa. Cada vez más prendas están preparadas para contribuir a nuestra lucha contras las radiaciones más perjudiciales del sol. Utiliza sombreros, gorras, prendas de algodón y gafas de sol. Éstas últimas son tan importantes como una buena crema solar, en este caso, protegiendo otro órgano especialmente delicado como son los ojos.
  2. Cuando llegues a casa, exfolia la piel una vez a la semana para eliminar las células muertas y, después de la ducha, hidrátate bien con cremas ricas en aloe vera o rosa mosqueta. En el caso de que no hayamos seguido las recomendaciones previas y nuestra dermis presente alguna quemadura, estos geles favorecen la regeneración de los tejidos afectados, su cicatrización y aportan un efecto calmante para la irritación.

Los beneficios de las cremas solares y el FPS

Un estudio reciente realizado por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha tirado por la borda uno de los mitos más extendidos sobre las cremas solares: el tema de su caducidad. Según uno de sus estudios recientes, estos geles de protección frente a los rayos ultravioleta conservan sus propiedades de un año al siguiente, siempre que permanezcan bien cerrados y guardados en un lugar fresco y seco. Con este nuevo hallazgo, no hay excusa si los primeros días de sol nos pillan desprevenidos sin comprar una nueva crema. La protección solar es una obligación si queremos mantener una piel sana y cuidada.

En este sentido, la dermis tiene su propio mecanismo de defensa frente a los rayos ultravioleta, pero las radiaciones que nos llegan a diario superan sus capacidades y, por eso, se hace necesario la aplicación de las cremas solares, que absorben y reflejan esos rayos nocivos. La recomendación, sobre todo en pieles muy claras y para las primeras exposiciones, es que las lociones cuenten con un factor de protección solar elevado (con valores de entre 30 y 50). Pero los expertos recuerdan que, por muy elevado que sea este FPS, su renovación tiene que ser constante a lo largo de las horas de exposición.

mujer poniéndose crema solar
La protección solar es una obligación si queremos mantener una piel sana y cuidada.

Si quieres lucir una piel sana y bronceada este verano, no te olvides de seguir todas las recomendaciones sobre protección solar antes de tumbarte en la toalla.

Referencias

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar